Lección 3, Tema 4
En Progreso

RIESGOS DE LA NICOTINA FARMACEUTICA O MEDICINAL

marzo 4, 2024
Lección progreso
0% completo

LECTURA

RIESGOS DE LA NICOTINA FARMACEUTICA O MEDICINAL

El uso de la terapia de reemplazo de la nicotina durante los últimos 20 años o más ha producido la mejor evidencia en el ámbito de pruebas clínicas y estudios observacionales de que la nicotina es una droga segura.

Si bien las TRN pueden tener algunos efectos locales adversos, estos se vinculan más con la forma en que se ingiere la nicotina. Por ejemplo, quienes usan por primera vez las bolsas de snus sueco tienden a informar una sensación incómoda de ardor e irritación local en la boca.

Aunque no hay evidencia clara de que la nicotina pueda tener efectos cardiovasculares agudos, se le ha asociado con efectos cardiovasculares adversos tales como palpitaciones.

El uso de nicotina medicinal en el largo plazo puede implicar algunos riesgos:

  • El efecto directo en los vasos sanguíneos puede causar disfunción endotelial; sin embargo, diversos estudios han mostrado que no hay incremento del riesgo de enfermedad cardiovascular entre las personas que continúan fumando a la par que utilizan nicotina medicinal, o en pacientes con enfermedad cardiovascular que consumen nicotina medicinal. 
  • Deficiencias en la cicatrización de heridas. 
  • Potencial neurotoxicidad en el feto en desarrollo.

¿LA NICOTINA MEDICINAL CAUSA CÁNCER?

Los médicos pueden esperar que los pacientes les pregunten si la nicotina medicinal causa cáncer. Este es un debate en curso, y hay evidencia contradictoria de que la nicotina podría favorecer el crecimiento de tumores malignos en seres humanos.

Algunos ex fumadores que optan por el tabaco calentado o sin humo pueden llegar a presentar algún riesgo de cáncer de pulmón que los fumadores que dejan el tabaco por completo (hay que tener en cuenta el daño causado previamente por el consumo de tabaco por combustión en aquellos ex fumadores que se pasan al tabaco calentado). Sin embargo, la exposición a nitrosaminas específicas del tabaco (NAET) del tabaco calentado o sin humo, a diferencia de la nicotina, podría ser responsable de un posible riesgo de cáncer de pulmón o contribuir a este (siempre se debe tener en cuenta el daño previo causado por fumar en estos casos). La experiencia en Suecia es otro argumento contra la idea de que la nicotina es carcinógena. Una vida de uso de snus entre hombres suecos no ha incrementado el riesgo de ningún tipo de cáncer, salvo el de páncreas.

Aún más persuasivo es el revolucionario informe de 2007 a cargo del Royal College of Physicians del Reino Unido, «Harm Reduction in Nicotine Addiction: Helping people who can’t quit». (Reducción del daño en la adicción a la nicotina: Ayudando a quienes no la pueden dejar). Se concluye que: «No hay evidencia directa de que la TRN sea carcinógena ni de que influya en el riesgo de otras enfermedades comúnmente relacionadas con fumar en seres humanos.» En comparación con el riesgo al que están sometidos los fumadores de cigarrillos, los profesionales de la salud pueden quedar tranquilos de que sus pacientes podrían usar productos de la nicotina tales como TRN de forma segura.